Os explicamos los cambios que el gobierno va a implementar el próximo 1 de junio, cuando entra en vigor la nueva factura de la luz 2.0 TD. La nueva tarifa afectará a todos los hogares españoles y su objetivo es «incentivar el uso de las redes en los periodos horarios donde la saturación es menor». Para ello se han establecido tres tramos horarios y la posibilidad de elegir dos potencias distintas, en función del tramo.

Con la nueva factura de la luz se aplicará discriminación de precios a todos los consumidores, además de la creación de tres tramos horarios para los usuarios domésticos (menos de 15kW). Es decir, a partir de junio habrá tres franjas horarias para todos.

– El periodo punta con el coste más alto será el comprendido entre las 10 y las 14 horas y entre las 18 y 22 horas.
– El coste llano o intermedio será entre las 8 y las 10 horas, las 14 y las 18 horas y entre las 22 y 24 horas.
– El período valle, el más barato, será entre la medianoche y las 8 de la mañana, así como durante todo el fin de semana y festivos.

Además de los cambios en los tramos, la nueva factura eléctrica incorpora la doble potencia máxima contratada. Hasta ahora solo podíamos tener una única potencia máxima, ahora se podrán solicitar dos diferentes para franjas horarias concretas. Este cambio permitirá por ejemplo solicitar una potencia mayor a menor precio en horarios puntuales (lunes a viernes de 0 a 8 y fines de semana y festivos) para el uso de bombas de calor, depuradoras, piscinas o la recarga doméstica de coches eléctricos.

Usuarios (OCU) explican que esta nueva tarifa «traslada en gran medida su peso a la parte variable de la factura, la que depende del consumo, y disminuye el peso del término fijo». Los efectos dependerán en función de cada hogar, pero distintos expertos coinciden en que esta nueva tarifa «recompensará a los consumidores que modifiquen sus hábitos para adaptarse a los horarios propuestos». Según OCU, un hogar medio sin discriminación horaria, 4,6kW de potencia y un consumo de 3.500 kWh no vería un gran impacto. En cambio, los hogares que ya tienen discriminación horaria perderán esta ventaja y verían incrementada su factura unos 5 a 8 euros mensuales más.

Nuestra recomendación: Aquellos que realicen el consumo durante las horas valle serán los más beneficiados. Aquí cobra especialmente importancia el fin de semana, donde por ejemplo poner una lavadora un domingo sería hasta dos veces y media más barato que hacerlo un día entre semana al mediodía.